LUGARES DE INTERÉS ARTÍSTICO
 
Plano de Tembleque      
 

 
 
 

Plaza Mayor
Plaza Mayor
    La primera noticia data del siglo XV. En aquel siglo se tienen que hacer unas expropiaciones para poder construir la plaza. En 1499 se reconoce a Tembleque como villa, anteriormente dependía de Consuegra, a través de la orden de San Juan de Jerusalén.

    La Segunda noticia data de 1575 de las relaciones topográficas de Felipe II. La plaza en este año ya existe; pero no es la plaza actual. Esta se concibe dentro de un plan conjunto, un lugar donde se desarrollan las actividades taurinas y las personas puedan desarrollar su tiempo libre. En 1653-54, se celebran los festejos taurinos donde asisten Felipe IV y Quevedo.

    Con respecto al estilo responde a la construcción arquitectónica de tipo popular muy arraigada en la zona desde finales del siglo XVI, incluso antes. En planta es una construcción cuadrangular lo que indica que efectivamente responde a un solo plano, es decir solo hubo un diseño. Se puede comparar con plazas mayores de arquitectura más noble como las que empiezan a construirse en España a partir de la Plaza Mayor de Valladolid, a principios de siglo XVII. Tiene tres aberturas, en los lados norte, sur, oeste. Esto responde a la concesión que tiene la plaza como coso taurino. En el lado norte, el espacio central esta presidido por un edificio más notable: El Ayuntamiento.

    El alzado consta de planta baja y dos alturas; excepto en su aspecto principal que esta remontada en un tercer piso.

    La planta inferior en un corredor de soportales al modo de los antiguos claustros eclesiales. Ese corredor esta sostenido por columnas de orden toscano, el fuste es liso, realizadas en granito sobre las que montan zapatas de madera simples. En los accesos, las columnas se complementan con pilares de sección cuadrangular.

    Sobre este primer cuerpo, se cubre mediante bóvedas de revoltones o bovedillas. También se disponen los dinteles de madera, sobre el que discurre una balaustrada (balcón cuyos elementos son circulares de madera torneada). Como decoración se introduce un antepecho de yesería, decorado con óculos con la cruz de malta, flanqueados por traserías curvas en relieve que reproduce los elementos vegetales. Estos elementos montan a su vez sobre los canecillos que sobresalen de cada una de las bóvedas interiores. El mismo esquema se repite en el piso superior, sobresaliendo su armónica composición a base de pies derechos y zapatas de tipo toledano.

    Es una plaza de tipo barroco popular que sigue los esquemas de la artquitectura de los corrales de comedia y las hospederías, aplicado a un objetivos funcional: servir de centro de reunión para el pueblo en sus espectáculos festivos.

 
 

 
 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 
 

 Iglesia Parroquial
Iglesia Parroquial
    Es de estilo gótico, de carácter urbano. Se empieza a construir a partir de 1509, en homenaje a las aportaciones que hizo al Cardenal Cisneros por participar en la Campaña de Orán, para extender el cristianismo en una región musulmana.

    Es una construcción muy rápida. La iglesia se levanta de cabeza a pies. Se supone que en 1527 estaba construida. Su construcción es una nave con cabecera ochavada, tiene un crucero sobresaliente en planta y en alzada y una nave dividada en cuatro crujías y torre a los pies del lado del Evangelio que es sobresaliente en planta.
    Evangelio, a la izquierda o parte Norte.
    Epístola, a la derecha o parte Sur.

    Posee la iglesia dos bellas capillas, que al ser tan desarrolladas pueden considerarse edificios con entidad propia; son las de Jesús Nazareno (patrón del pueblo) y la Virgen del Rosario, construida en el Siglo XVII, posterior a la Iglesia, y estilo totalmente discordante.

Antiguo retablo    De notable interés, aunque perdido en la guerra civil, era el retablo mayor. Este ostentoso conjunto del siglo XVI, síntesis de arquitectura, escultura y pintura, se estructuraba en un basamento, cuatro cuerpos superpuestos y un ático, divididos a su vez en intercolumnios, donde se alojan esculturas, y calles integradas por pinturas. En la calle central estatuas y alto-relieves representaban a San Juan Bautista, la Virgen rodeada de ángeles, la coronación de la Virgen por la Trinidad, el Salvador sobre el globo o mundo, y Cristo Crucificado, la Virgen y San Juan en el ático. Coronando el retablo un medallón con la figura del Padre Eterno. Contemplaban el conjunto toda una serie de escenas de la vida de Cristo y de la Virgen, en los intercolumnios laterales y en el basamento relieves de la creación del mundo y de la vida de Adán y Eva.

    La obra escultórica, pintada y estofada en su totalidad, aunque hábil, carecía no obstante de firma de ejecución; de mayor calidad era la obra pictórica.

    Especial mención merece también las dos estatuas funerarias de la capilla de San Ramón, ejecutadas en alabastro, representan el honrado Juan Antonio de la Torre y su mujer María Díaz. Desde el punto de vista técnico no ofrecen mucho mérito, sin embargo son buen testimonio para reconocer la vestimenta de la primera mitad del siglo XVI y además pertenecen a una de las tipologías funerarias más bellas: los orantes.

    El alzado presenta sus tramos cubiertos por bóvedas en estrella que descansan sobre pilares de pequeñas columnillas o sobre columnas renacentistas.

    Es de un gótico final isabelino en transición con el Renacimiento.

    Las partes nobles son de sillería y en las menos nobles se emplean la mampostería. La cabecera es toda de sillería. La fachada se empieza con sillería y se termina con mampostería ordinaria.

    El arco Carpanel es el clásico del gótico Isabelino, se traza a partir de tres puntos.

    La portada principal es arquivoltada, es decir, se hace más pequeña hacia dentro a través de arcos, en este caso cinco. Estos arcos descansan sobre jambas a través de capiteles decorados. Sobre la puerta se dispone una crestería en forma estrellada y decorados por florones con motivos vegetales. Las enjutas son los triángulos que forman los ángulos. Están decorados ocn sendos escudos cisnerianos insertos en una guirnalda de tipo clásico. En los lados de la puerta se disponen sendos pináculos abondados al muro y decorados en us parte superior mediante una labor de celosía. Coronando el conjunto se dispone un entablamento de influencia clásica que recuerdan también a los Alpices mudéjares.

    La torre de campanas es obra de muy bella línea, de adecuadas proporciones, en la que se emplean ricos materiales de sillería almohadillada y mampostería. sE construye en el 1611, siguiendo las trazas del arquitecto Hernán González de Lara. Es una construcción de planta cuadrada, que evoluciona a una forma octogonal. El último tramo es de bella sillería almohadillada, que recuerda mucho la fachada del Hospital de San Juan Bautista de Toledo, llamado también de Afuera. La torre finaliza con una balaustrada renacentista, con adornos del mismo estilo y agudo chapitel.

    En lo que se refiere a la financiación de esta  Iglesia, no faltan textos en los que se menciona al Cardenal Cisneros como promotor y financiador de esta grandiosa obra, aludiendo a su gratitud para los temblequeños por su colaboración prestada en la expedición contra el infiel en Orán. Si este dato es veraz quedará  más que justificada la magnitud de esta obra en una época en la que por las crónicas sabemos que Tembleque era un pueblo poco desarrollado.
 
 

 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 
 

 Casa Palacio de las Torres
Casa Palacio de las Torres
    La Casa de las Torres, como vulgarmente se denomina al palacio de los Fernández-Alejo, es lugar obligado para toda clase de excursionistas. La grandiosidad de su arquitectura, así como el ser uno de los últimos edificios barrocos construidos en España, acrecienta su importancia.

    La construcción del palacio fue idea personal de D. Antonio Fernández-Alejo -uno de los miembros de esta ilustre familia de Tembleque-, que quiso así materializar parte de la gran fortuna hecha en América. A su vuelta, hizo levantar esta insigne obra con maderas importadas y toda clase de materiales nobles, dejando impronta de su familia en el escudo de armas que aparece flanqueado por sendas carabelas, y que sirve de coronamiento para la calle central.

    De planta cuadrada y alzado en tres pisos, su fachada aparece enmarcada por dos torres, cuya silueta anticipa el edificio desde lejos. Fábrica de mampuesto con sillares de esquina, presenta los muros decorados con vanos rectos y de medio punto, de molduración sencilla, protegidos por rejas y barandillas de buena forja.

    La máxima ornamentación se concentra en la fachada principal labrada en piedra, así mismo de tres cuerpos correspondientes a los pisos. Llaman la atención en el segundo de ellos los frontones curvos que rematan los vanos, así como el balcón presidencial cuya rejería de línea ondulante, imprime la nota de mayor movimiento a la fachada.

    No existe rivalidad entre exterior e interior en este palacio, pues posee muchas y bellísimas habitaciones y estancias, de entre las cuales, el patio, de sabor renacentista, se lleva las mayores alabanzas.

    La fecha de construcción -1753- figura en la fachada, y sirve para dejar constancia del retraso con que llegó a nuestro país la depuración neoclásica.

    Después de realizar Bellas Artes su consolidación y restauración general de estructura y techumbres, se procedió a la restauración total de los paramentos exteriores quedando el Palacio de las Torres con toda la belleza y equilibrio que ostentaba.

    En la actualidad es propiedad del Ayuntamiento y se pretende restaurar en su totalidad para que este Palacio sea de utilidad para el pueblo de Tembleque.
 

 

 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 

Ermita del Cristo del Valle
Ermita del Cristo del Valle
    A quince kilómetros al suroeste del pueblo se encuentra el Santísimo Cristo de la Palma, más conocido como Cristo del Valle.

    Su planta es una cruz griega y sus materiales mampostería y ladrillos. Tiene una ostentosa portada de piedra berroqueña de dos cuerpos sobrepuestos con un hermoso escudo nobiliario, labrado en piedra caliza, y en lo alto de ella, tallada, está la Cruz de San Juan. Bajo su escudo aparece una inscripción que data del año 1698.

    El herraje de las puertas de entrada es muy notable y de un trabajo exquisito, de la época del edificio.

    Lindo es el santuario en su interior, del más puro estilo barroco. Sus pilastras y salientes entablamentos y sus cuatro bóvedas de medio cañón, todo ello perteneciente al siglo XVII.

    Se halla esta ermita en apacible valle, en medio de una gran pradera, que dista unos quinientos metros del río Algodor.

    Es curiosa la tradición que acerca del origen del santuario se refiere, y que pasa de boca en boca, de padres a hijos. Hay otra que se basa en tratados históricos. La primera dice así: a quince kilómetros de la villa de Tembleque, se venera al Santísimo Cristo bajo el título de la Palma y Santiago, el cual fue pintado, según se dice, el 25 de junio de 1688, por dos peregrinos que dijeron llamarse Juan Bautista y Manuel Terrín, quienes llegando a dicho sitio se hospedaron en la quintería que en él tenía Juan Montoro y en agradecimiento le dijeron si gustaba que le pintasen un Santísimo CRisto, y respondiendo que sí, lo pusieron en obra y con un pincel de un tosco carbón y de cinco distintos colores de ingredientes que consigo traían, amasándolos con saliva (no obstante haber abundancia de agua),  grabaron en el tosco lienzo de la pared la imagen del Santísimo Cristo crucificado, la que, desde el mismo instante, empezó a hacer portentos, pues pidiendo los peregrinos aceite para alumbrar a S. M., respondió el labrador que se la había acabado hacía tres días, e instándole que registrase las vasijas, encontraron aceite suficiente para alumbrar por veinticuatro horas.

    La segunda historia está sacada de la obra manuscrita e inédita titulada "Descripción histórica del Gran Priorato de San Juan Bautista de Jerusalén en los reinos de Castillas y León", de don Domingo de Aguirre.

    El principio y erección de la ermita fue un caso raro y de admiración. El día de San Juan Bautista, el día 24 de junio de 1688, llegaron al paraje de esta ermita y en el silo que servía de quintería a las labores de un vecino de la villa de Tembleque llamado Francisco Rodríguez Palmero, dos hombres en traje de pobres peregrinos. El uno parecía de edad de cuarenta años y el otro de treinta y tres, poco más o menos, los cuales, en el poste que hay en medio de dicho silo, con polvos y pinceles que traían prevenidos, pintaron la imagen de nuestro Señor Jesucristo crucificado y al pied de la Cruz a su Santísima Madre, y hecho esto se ausentaron, sin que persona alguna de los que estaban en el silo lo adviritiera, por más diligencias que se practicaron no se pudo averiguar jamás.

    Extendida la noticia de este hecho, acudían de todas las villas y lugares cercanos infinidad de personas a visitar esta Santísima Imagen, experimentando piadosos beneficios los recurrentes y reconociendo el dueño del silo que era necesario edificar ermita para custodia de tan apreciable y singular alhaja y ser sus medios limitados, cedió, juntamente con una fanega de tierra en contorno, a la dignidad Prioral de San Juan como sitio dentro del Priorato, por siempre jamás con derecho irrevocable. Era a la sazón gran prior el excelentísimo señor don fray Fernando Francisco de Escobedo, y pasando al silo y paraje expresado el día 29 de agosto del mismo año referido, le dió la posesión al alcalde mayor de dicho Priorato don Antonio de Madrid Mostacero con las formalidades y testigos que se requieren y dejó el gran Priorato hechas por sus manos señales de posesión, e inmediatamente dió providencias para que se reparase y custodiase este sitio como era correspondiente al objeto que en él se contenía.

    Atendiendo el gran Prior a la expresión y voluntad con que hizo Palmero la donación, en agradecimiento a su generosidad dejó a su arbitrio el gran Prior por los días de su vida y para sus sucesores el nombramiento y personación de Capellanes y que concurriendo en los presentados las cualidades correspondientes conforme a los Estatutos de la sagrada religión se les diera el hábito.
    Después el señor príncipe Carlos de Lorena sucedió en el gran Priorato y concluyó la ermita que hoy existe, grande, hermosa y bien adornada, encerrando dentro de ella el silo, de manera que el testero de la ermita está formado sobre dos arcos que son donde estaban las bocas o entradas principales del silo y por ello se pasa a la capilla, que da a la cueva donde está el altar con las efigies referidas, causando singular devoción a cuantos las miran.

    En cuanto a la iglesia y su portada están finamente labradas y son de lo mejor que en el estilo barroco hay en la provincia de Toledo.

    En este hermoso paraje se celebran dos romerías en el año: una el segundo domingo de mayo, y la otra, el último domingo de septiembre.

    En una casa de labor muy cerca de la ermita del Cristo del Valle, denominada antiguamente olivar de Santa Cecilia, existe una lápida de piedra oscura, especie de mármol, mutilada por su parte inferior izquierda, con epígrafe de hermosa letra caligráfica, con un texto latino que dice como sigue:

    "Lucio Emilio Dafno, Severino, dio enteramente a su costa a los munícipes de Murgis, unas termas y en el ´dia de la inauguración donó sendos denarios a los ciudadanos y habitantes, obsequiándolos con un espléndido banquete, les prometió que mientras él viviese había de darles igual cantidad el mismo día y que para el cuidado y conservación de las propias termas donaría tamibén de por vida ciento cincuenta denarios anuales".

    Dicha piedra es de últimos del siglo I o principios del siglo II.
 
 

 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 

Casa de Postas
Casa de Postas
    En la antigua carretera de Madrid-Cádiz, frente al Cuartel de la Guardia Civil, se encuentra situado este enorme caserón conocido como Casa de Postas o Parador de Afuera.

    Es un edificio de planta rectangular de 60x40 metros cuadrados, estructurado en tres cuerpos y dos pisos. El cuerpo central, de mayor altura, está integrado en un portalón, un amplio zaguán, el arranque de las escaleras para acceso al piso superior, y un espacio posterior. En los cuerpos laterales se sitúan viviendas en la parte delantera y cuadras en la trasera, separadas ambas mediante pequeños patios.

    Desde el punto de vista estructural es un edificio de interés tanto por la gran claridad compositiva que presenta (eje central y cuatro alas laterales) como por su amplitud espacial.

    Estéticamente resultan de extrema sobriedad interior y exteriores; aquel organizado a base de grandes pilares y arcos de medio punto y carpaneles, que generan distintos tipos de abovedamiento, y estos carentes de cualquier tipo de entorno.

    En la fachada principal destaca el portalón de entrada de gran simplicidad constructiva, pues se trata de la prolongación d eun arco escarzado abovedado en roscas y jambas, y múltiples ventanas de traza recta cerrada mediante rejería. Los laterales presentan un absoluto dominio del muro sobre el vano, y en la parte posterior sólo se distingue otro ingreso, a manera de gran arcada hoy inhabilitado.

    Funcionalmente esta típica casona manchega ha sufrido una evolución: la misma nomenclatura "Casa de Postas" nos habla de un conjunto de caballerías apostadas en los caminos para el servicio de los correos y otras personas. Este sería su primitivo uso. Posteriormente se acondicionó como Cuartel de la Guardia Civil. También ha servido como viviendas, en régimen de alquiler, de algunas personas que la habitaban esporádicamente puesto que no se trataba de primeras viviendas. Por último fue rehabilitada por la Escuela Taller, quedando la parte de abajo para talleres de las posteriores Escuela Taller. También ha servido para reunión de las distintas asociaciones existentes en la localidad.

 
 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 
 

Ermita de la Purísima Concepción
Ermita de la Purísima Concepción
    Es un edificio de una sola nave con crucero destacado en altura -y no en planta-, y cabecera recta.

    El acceso se realiza por un pequeño pórtico lateral izquierdo, puesto que el acceso de los pies está cegado. En este mismo lado, a la altura del crucero, tiene adosada una pequeña capilla pentagonal, que se interioriza en un heptágono de fábrica evidentemente posterior.

    Desde la cabecera se accede por medio de un pasillo lateral a una cámara de proporciones cuadradas -que hace las veces de sacrsitía- situdada inmediatamente detrás de aquella y a un nivel del suelo más elevado. El desnivel se salva mediante una escalera de la anchura del pasillo.

    La nave central se cubre con medio cañón reforzado con fajones que se prolongan en el muro mediante pilastras de molduración sencilla. En el crucero se alza sobre pechinas una cúpula de media naranja horadada en su base de dos ventanas.

    Tanto en el interior como en el exterior se nos presenta esta ermita como un edificio sobrio y austero, prefirieéndose las líneas rectas a las curvas. En el interior la decoración se limita a subrayar los elementos arquitectónicos: pilastras, capiteles, jafones, gallones, todos se funde en el conjunto bajo la uniformidad de la cal.

    La cúpula, aunque exteriormente es trasdosada, aparece disfrazada por una simple cubierta de cuatro aguas.

    En la sacristía, se encuentra buena muestra de la influencia italiana que se introduce en España a mediados de siglo, decoraciones al fresco del barroco decorativo, mostrándose angelotes, racimos, vides y unas representaciones muy curiosas del Universo, constituyen todo un programa iconográfico.

    Esta ermita fue restaurada por la Escuela Taller de Restauración de Tembleque en los años 1985-1988.
 
 

 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 

Ermita de la Veracruz
Ermita de la Veracruz
    Uno de los monumentos más singulares y atípicos de esta zona es la ermita de la Veracruz.

    Edificio de planta centralizada, se resuelve en un octógono coronado por cúpula que no se trasdosa al exterior.

    Como antecedente más remoto de esta tipología podríamos señalar el Santo Sepulcro de Jerusalén y más recientemente, ya del románico del XII las iglesias de Ennate y Estella, así como la Veracruz de Segovia. Se trata de una construcción de carácter funerario pues en ella ha permanecido enterrado durante muchos años un miembre de la ilustre familia de los Torres.

    Baste observar su extrema sobriedad y pureza arquitectónica para enclavar este edificio en la segunda mital del siglo XVIII.

    Concretamente data de 1792, década dieciochesca en la cual se inica la depuración neoclásica en España.

    Esta ermita ha sido rehabilitada por la Escuela Taller Tembleque III para Biblioteca y Archivo Municipal.

    Con las obras que se han realizado se ha conseguido dar una superficio útil mayor al edificio. Para ello se han hecho unas pasarelas concéntricas pegadas a los muros dejando el centro libre en toda su altura manteniendo de este modo la visión de la cúpula.

    El desmantelamiento del tejado, limpieza, repicado y posterior llagueado de los muros exteriores, saneamiento y posterior ejecución de paramentos verticales a base de capas de mortero, fijación y restauración de yeserías, realización de carpintería nueva y restauración de la ya existente destacando la importante labor de forja introducida en el edificio, realización de solado de toda la superficie son, entre otros, trabajos que se han realizado y se ha dejado perfectamente claro cual fue la construcción original y cuales han sido los elementos añadidos.
 

 
 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 

Ermita de San Antón
Ermita de San Antón
    El barrio de San Antón, de casitas enjalbegadas, siempre limpias y gran riqueza de texturas; de pequeños aleros y escasos y sobrios vanos, ha sido escenario de viejas tradiciones.

    Enclavado en él se encuentra la deliciosa ermita de San Antón, cuya belleza radica en la armonía de sus proporciones y en su extremada sencillez.

    Es un edificio pequeño, de planta de cruz latina, con cabecera plana y entrada lateral.

    Tanto exterior como interiormente carece de toda decoración, apareciendo la totalidad e sus muros encalados. Sólo en el coro, una balaustrada de madera oscura se destaca nítidamente del blanco conjunto.

    La única nave que posee se cubre con bóveda de cañón articulada en tres tramos, el central con lunetas que se aprovechan para abrir pasos; en el crucero encontramos una falsa cúpula sobre pechinas.

    La claridad de volúmenes, pureza de líneas y ausencia total de ornamentación nos sirve para datar esta ermita a finales del siglo XVIII.
 

 
 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 
 

Ermita de la Virgen del Loreto
Ermita de la Virgen del Loreto
     A mediados del siglo XVIII, cuando la arquitectura barroca, ya de vencida, se va progresivamente limpiando del excesivo exorno, se construye la ermita.

    Su planta se resuelva en una cruz latina -con el crucero apenas insinuada- de una sola nave. Las cubetas son de media naranja en el crucero.

    Su aspecto exterior, de material pobre desnudo de ornamento impide sospechar las yeserías de la amplia nave así como las maravillosas pinturas al óleo de la bóveda.

    Es de lamentar que la ubicación de este edificio, a las afueras del pueblo en una encrucijada de carreteras, haya contribuido a su escasa utilidad.
 
 
 

 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 
 

Rollo
Rollo
    En un principio las palabras rollo y picota tuvieron significados bien distintos. La picota era una especie de poste donde se exponía públicamente algún miembro de un reo para que sirviera de escarmiento general. El Rollo, exento de ese carácter de castigo, servía como elemento emblemático de la jurisdicción de villa de un Municipio.

    El concepto de Rollo es más moderno que el de Picota, y nace paralelamente al resurgir de los Ayuntamientos. En el siglo XV ambas palabras se emplean indistintamente, ya que el de derecho a tener Justicias y Alcalde se concedía normalmente al unísono.

    Tembleque posee un Rollo del siglo XVI, que como la mayoría de estos monumentos adopta la forma de columna sobre graderío. En nuestro caso se divide en dos cuerpos: el inferior a manera de fuste de estrias muertas y el superior con columnillas adosadas, separadas ambas por una inscripción, carece de coronamiento destacable como otrso casos en que se hace a manera de templete u otra forma caprichosa.

    Estuvo, en los primeros tiempos en el lado  noroeste del municipio, de aquí se trasladó, en el 1836, a la Calle Real, reinando Isabel II; por eso se han encontrado monedas de esta soberana, cuando se ha hecho un nuevo traslado. Ahora se encuentra en la placita de la Ermita de la Purísima Concepción.
 
 
 
 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 
 

Plaza de la Orden
Plaza de la Orden
 
    Esta plaza, aneja a la Mayor, debe su nombre a la Orden de San Juan, a la cual pertenecía Tembleque. No se dispone de referencias históricas sobre ella. Es un trapezoide rodeado por una valla con verja y una entrada en el centro de cada lado. Su perímetro interior está cuajado de árboles.
    En el año 1993 fue totalmente reconstruida y se colocó en el centro una fuente aprovechando el antiguo molino de la almazara de Nuestro Padre Jesús de Nazareno. Desde ella se tienen unas vistas estupendas de la iglesia parroquial y del arco principal de la Plaza Mayor.

 
 
 
 
 
 
 

 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 
 

Colegio Público
 Colegio Público
     El colegio público ANTONIA GONZÁLEZ se halla anclado reciamente en los aledaños de la Vega. Es un edificio de una belleza extraordinaria por su moderna arquitectura regionalista. Se edificó durante la dictadura de Primo de Rivera, en los años 1925 - 1927, fecha esta última en que fue inaugurado.
 
 
 
 
 
 
 

 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 

Ayuntamiento
 Casa Consistorial
     En la Plaza Mayor de Tembleque se alza el Ayuntamiento. Según los datos de que disponemos, se empezó a construir en 1650 y se terminó en el año 1694. La fachada no concuerda con el proyecto original, que contemplaba dos torres, una a cada lado de la misma, rematadas éstas con el mismo estilo que la de la iglesia parroquial.
    Es un edificio de estilo barroco madrileño. La primera planta y la segunda, su estilo es clasicista francés.
    La sobria arquitectura del Ayuntamiento valora aún más la popular y castiza composición del resto de la plaza.
 
 
 

 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal 
 
 
 
 
 
 

Casas típicas
Casa típica
     Casi toda la edificación del núcleo urbano respondía al esquema de manzana cerrada con patios y corrales interiores de parcela, típicas construcciones Manchegas de un pueblo eminentemente agrícola.

    En las zonas más exteriores y más recientes, la tipología de la edificación responde más a la agrupada con patios independientes.

    Los materiales utilizados en las construcciones más antiguas son el tapial y raramente el ladrillo y la mampostería vista; la mayoría de las fachadas están revocadas o encaladas, el tono predominante es el blanco.

    Casi todos los edificios tienen las cubiertas de teja árabe, aunque la proliferación del fibrocemento para construcciones baratas, no se ha podido evitar tampoco en este municipio.

    En las actuaciones de nueva planta se observa muchas veces un cambio de lenguaje popular por otro más urbano y mal asimilado, colocando terrazas voladas o huecos inusuales de la zona. También en algunos casos se abandona la cubierta inclinada y rematan las construcciones con petos.

    La fachada de las viviendas tradicionales es totalmente blanca, sobre la que destacan la forja de los balcones y ventanas y algunas persianas de color no disonantes.

    Por último, el color rojizo de la teja se integra perfectamente en el conjunto, confundiéndose casi con el tono oscuro de la madera.

    Piedra, madera, teja, y cal son, pues, los materiales por excelencia, que se han sabido mantener perfectamente en estos espacios que se han hecho populares y castizos.

    Las fachadas de las casonas que aparecen con frecuencia suelen tener rejas forjadas, canecillo, molduras y elementos clásicos que mezclados con el blanco de la cal y los huecos oscuros dan nobleza y elegancia a esta construcción.
 
 
 

Volver a Lugares   Volver al índice    Volver a la página principal