¿POR QUÉ NO PODEMOS FUMAR?

Entramos en el nuevo curso y nos encontramos con la sorpresa de que está prohibido fumar dentro del recinto del Instituto. ¿Por qué? ¿Dónde están nuestros derechos como fumadores?

La Jefe de Estudios, muy amablemente, nos comenta que se trata de la aplicación de una ley que dice que está prohibido fumar en lugares públicos. Además, en un Centro de enseñanza deben fomentarse una serie de actitudes y la educación en la salud tendría que ser una de ellas. ¿Duda alguien de que el tabaco es altamente perjudicial para nuestra salud?

Creemos que eso es difícilmente cuestionable. Hay datos que demuestran que tres millones de personas mueren cada año en el mundo como consecuencia del consumo de tabaco., muchas más que por accidente de tráfico o cualquier otra causa no natural. La relación entre tabaco y distintos tipos de cáncer: pulmón, laringe, etc ... ., es ya un hecho probado.

Pero si a pesar de conocer toda esta información hay personas que eligen fumar, ¿por qué no se les permite hacerlo?, ¿por qué no se les habilita un lugar?

La cuestión no es fácil de solucionar y lo único que se nos ocurre hacer es recoger opiniones de alumnos, profesores y personal no docente respecto a esta nueva medida de no poder fumar dentro del Instituto. Las opiniones con respecto a este hecho son coincidentes en muchos casos y podemos agruparlas en las siguientes posturas fundamentales:

- los felices con la decisión ya que piensan que no era presentable ni la concentración de humo que se formaba en las escaleras traseras ni las colillas que adornaban el suelo. Algunos también indican la necesidad de respeto hacia los no fumadores a los que no se tenía en cuenta si querían acceder al Centro a través de estas escaleras.

- los que creen que los fumadores también tienen derecho a ejercer su libertad de fumar y reivindican un lugar para hacerlo que no sea la calle, ya que en esta ciudad el frío y la lluvia son asiduos acompañantes.

Con respecto a si fumar o no hay quienes tienen muy claro que hacerlo es una forma lenta de suicidio y hay quienes creen que el tabaco no es tan perjudicial como se dice. Hay quien opina que no hay que hacer ningún drama de esta cuestión ya que fumar es perjudicial para la salud, pero también lo son muchas otras cosas como la contaminación o los ruidos que tenemos que soportar todos los días.

Está claro que es difícil llegar a un acuerdo y, en estos casos, creemos que la tolerancia es lo más conveniente. Ah, y no olvidéis, mientras tanto, alumnos, personal no docente y profesores que de momento el único lugar donde se puede fumar es ... la calle.

Equipo de Redacción