Paleolítico Medio en Orellana la Vieja (Badajoz)

EL CORRER DE LOS TIEMPOS EN ORELLANA LA VIEJA Y SU ENTORNO GEOGRÁFICO

RESTOS MATERIALES Y YACIMIENTOS AROUEOLOGICOS:

Hallazgos pertenecientes al Paleolítico Medio en Villavieja

 
 
 

 

      Índice

    1. Útiles musterienses encontrados

Durante la primavera de 1984, en los aledaños de la Sierra de Villavieja, reconocimos una serie de objetos de piedra tallada que llamaron inmediatamente nuestra atención por las especiales características que ofrecían. Pudimos recoger cerca de un centenar de piedras talladas, que analizamos con mayor detenimiento días después, y creemos estar bastante seguros de que dicha muestra de objetos de piedra tallada pertenece al Paleolítico Medio, al complejo denominado útiles musteriense. Se trata de raederas, raspadores, perforadores, algunas puntas,lascas levallois (así llamadas porque su forma se predetermina en el núcleo antes de ser extraida), núcleos con negativos de lascas grandes, etc. Nombres, a veces un tanto extraños, detrás de los cuales se esconden toda una serie amplia de definiciones y caracteres técnicos que hacen referencia a su forma de fabricación y probable utilización. Como siempre resulta engorroso extenderse en descripciones tecnológicas y morfológicas que, aunque necesarias porque constituyen el método de estudio de los materiales prehistóricos, en la mayoría de los casos resultan muy poco expresivas y de difícil comprensión, nos vamos a ceñir al significado histórico que suponen estos conjuntos musterienses en la zona de Orellana y alrededores. 
Hacha de mano Achelense del Paleolítico Inferiror 
Volver al Índice     Siguiente

    2. Condiciones ambientales

Geológicamente el musteriense corresponde a los dos primeros estadios o fases de la glaciación Würm, aunque no parece que dicho fenómeno glacial afectase a la Península Ibérica, salvo zonas de altitud superior a los 1000 m. Pero sin duda corresponde a un periodo frío y seco que por poner un ejemplo (siempre los ejemplos son un tanto inexactos pero a veces muy ilustrativos) sería muy semejante en estas latitudes a la actual Laponia o zona Norte de Escandinavia. Estos periodos fríos y secos alternaban con otros más cálidos y húmedos (estamos hablando de milenios) que hacían variar sustancialmente las condiciones de vida de muchas regiones, entre otras la actual Extremadura. Una secuencia de estas alternancias entre frío y calor no está aún bien establecida por la enorme dificultad que supone esto en zonas sin restos de glaciarismo y, por tanto, sin huellas del retroceso y ascensión de las nieves e hielos. 
Volver al Índice
Siguiente
Anterior

  3. Cultura musteriense

     

    Arqueológicamente la cultura que el hombre desarrolla entonces en Europa es la musteriense con distintas fases en ella, tampoco bien establecidas en lo que se refiere a su desarrollo cronológico. Lo que sí parece claro es que va de los 100.000 a los 40.000 años a. de C.

    El hombre vivía entonces en cuevas, en pequeños grupos seguramente familiares (en sentido amplio) y se dedicaba a la caza y recolección de alimentos silvestres.

Volver al Índice
Siguiente
 Anterior
 
 
 
 

 


Cráneo de Gibraltar

4. Formas de vida: economía y creencias


 
 

 

Una economía depredadora por tanto y primitiva, en la que debía imperar la ley de supervivencia. Utilizaba instrumentos de madera y piedra, muy raramente trabajaba el hueso y a tenor de algunos hallazgos, es posible que ya tuviese algunas ideas ultraterrenas. Hay algunos restos de ocre en huesos y ciertos indicios de prácticas caníbales. Tal es el caso, por ejemplo, de una cueva húngara en la que se realizó un análisis de los dientes encontrados, llegándose a la conclusión que todos, menos un grupo de ellos pertenecientes al mismo sujeto, presentaban caracteres que permitían asegurar una vinculación de sangre entre ellos. Los datos de la excavación apuntaban a considerar que los dientes extraños a esa comunidad pertenecían a una individua que había sido objeto de antropofagia, para lo cual el análisis de los dientes también tenía como vemos una base de apoyo. 
Volver al Índice
 Siguiente
Anterior

5. Tipos humanos del paleolítico medio

Antropológicamente el hombre del Paleolítico Medio es el Neandertal.(homo sapiens neardentalensis). De todos modos durante los últimos años se tiende a pensar que además del neandertal, al que tradicionalmente se le ha vinculado la cultura musteriense, existía otra rama colateral, los Anteneardentalenses (homo sapiens anteneardentalensis).Estos tipos físicos aparecerían antes del Paleolítico Medio y serían descendientes del homo habilis, se extenderían durante el Paleolítico Medio para ser ellos, y no los neandertales, los que dieran lugar al homo sapiens sapiens cromagnonensis, que ya se impone como único en el Paleolítico Superior. Así, en ciertas cuevas israelitas se han encontrado ocupaciones musterienses con huesos de neandertales y anteneardentales juntos, dentro del mismo complejo cultural. Lo que se suponía por tanto que era característico de los neandertales, la cultura musteriense, resulta que es también la propia de otras grupos más cercanos al hombre actual desde el punto de vista de la antropología física. Esta convivencia  en el tiempo y en el espacio es importante, pues a juicio de los antrpológos, del neandertal jamás podría surgir el homo sapiens sapiens a causa de una serie de rasgos osteológicos muy propios del neandertal y cuestiones relativas a los diferentes tipos sanguíneos, un tanto engorrosos y aún discutidos, pero que cada vez se imponen entre los estudiosos del tema.
 Volver al Índice  Siguiente Anterior

6. Paleolítico en Extremadura

Pasando ya a los hallazgos de nuestra región, conocemos la presencia de útiles muy característicos del Paleolítico Inferior en diversos puntos de la cuenca extremeña del Guadiana y algunos afluentes. Constituyen estos los más antiguos documentos de la presencia humana en nuestras tierras, homínidos portadores de la cultura material denominada Achelense que se sitúa en un momento ya avanzado del Paleolítico Inferior. Cerca de Orellana se encontró un canto triédico de técnica y tipología inferopaleolítica, pero constituye de momento una pieza única y por tanto poco representativa. Pero más numerosos, como decíamos al principio, son los útiles de Paleolítico Medio, los musterienses. También hay hallazgos musterienses en diversos puntos de la región: Baterno, Fuenlabrada, Mérida, Alburquerque, Badajoz, etc. Todos ellos clasificables como musterienses de tradición achelense. Quiere decir esto que son complejos líticos, de piedra, que continúan las tradiciones de talla y tipo de útil que se desarrolló en el Paleolítico Inferior (en el Achelense), por supuesto con las correspondientes mejoras y avances técnicos. Muy uniformes todos, tanto en la técnica como en la tipología de útiles, como en sus dimensiones e incluso en su ubicación. 
Volver al Índice
 Siguiente
Anterior
 

7. Características ambientales extremeñas en el musteriense

La gran mayoría de estos restos musterienses aparecen en las faldas de las serratillas cuarcíticas, bien al abrigo de espacios abiertos y por lo tanto peligrosos, cerca de también de vados por los que pasar de una orilla a otra, pero a una prudencial distancia que evidencia una falta de control del territorio y un cierto temor a tierras que no debían conocer en profundidad. Por lo demás estas faldas de las serratillas les permitían desplazarse en busca de caza mayor y menor, y bajar al río a poner trampas cuando los animales iban a beber. No habitan cuevas aquí, porque lógicamente hay muy pocas y de condicones ambientales más bien poco acogedoras. Se organizan pues en campamentos al aire libre, de los cuales no queda hoy ni rastro dada la erosión de nuestro suelo. Estos grupos de cazadores se moverían siguiendo a prudencial distancia, los cursos de agua, sus verdaderos caminos, y no permanecían mucho tiempo en el mismo lugar al estar siempre en busca de lugares confortables y ricos en caza. La cuenca del Guadiana extremeño debió ser por tanto un lugar de paso para estas hordas y recorrerían el Guadiana unas veces en una dirección y otras en otra, estableciendo sus campamentos y sus talleres de piedra que son a la hora de la verdad los únicos hoy estudiables. 
 
 Aunque no sea mas que una mera suposición, no está de más decir que lo probable es que estos hombres entrasen en la cuenca del Guadiana durante los interglaciares correspondientes a los periodos cálidos. Es difícil imaginarse a grupos de cazadores tratando de sobrevivir en la penillanura extremeña en épocas glaciares, toda ella arrasada, verdadera tundra con poco que ofrecer a animales y hombres. Quizá esté ahí la explicación de la ausencia de restos del Paleolitico Superior en la provincia de Badajoz, dado que ciertos momentos del Paleolítico Superior coinciden con el máximo enfriamiento de la corteza terrestre.
Volver al Índice   Siguiente  Anterior

8. Conclusiones

Vamos a terminar por tanto señalando para los restos de Villavieja una cronología musteriense, muy amplia por tanto, dentro de un complejo de tradición achelense, lo que aunque no nos ayude para dar una fecha más exacta, pero que es importante para comprender globalmente el proceso de formación de esta cultura y su difusión. Lo más probable es que se trate de un taller, lugar en el que se fabricarían los instrumentos de piedra y que dejan como evidencia los restos de talla in situ. No podemos descartar la idea de que se tratase de un lugar de habitación, pero es menos probable a tenor de los caracteres de la industria lítica. Lo que parece cierto es que estuvieron allí hace milenios y no serían los únicos, ya que con el tiempo multitud de grupos humanos y culturas prehistóricas irán dejando su huella en los alrededores del hoy pantano de Orellana.

 Volver al Índice
 Anterior

 
cgonza37@encina.pntic.mec.es pedroalf@centros4.pntic.mec.es

DEPARTAMENTO